viernes, junio 20, 2014

Querida Aurora.

Día 20 del sexto mes de 2014.

“A Eloyna Rivera, mi amiga, que justamente hoy me recordó que los amigos están para decir las cosas que eviten nuestra caída.
Para la bendición de Dios llamada amigos y familia.”

“Corazón mío, no sufras tanto, a veces no es necesario”
Eric Flores.

Querida Aurora.
Antes de comenzar, quiero decirte, que lamento profundamente la situación que hoy estás viviendo. Sin embargo, quiero que sepas también, que el alivio que reclama nuestro corazón…termina por llegar. Al tiempo querida.
¿Sabes? Desearía decir o hacer cualquier cosa, cualquiera que ésta sea, para quitar de tu corazón todo ése dolor que hoy tienes, y por supuesto también sientes.
Como ya tu sabes, sufrí hace poco algo parecido a lo que hoy estás viviendo.
¡Qué terrible experiencia!
Saberte traicionado se vuelve algo difícil de superar…más no imposible.
¡Cuántas cosas uno puede llegar a pensar!
¡De dónde salen tantas preguntas!... tristemente, todas ellas sin respuesta.
Terminas por sentirte mal, muy muy mal. Tu corazón sangra de dolor, de coraje, de impotencia, de la más profunda decepción.
No hay tal cantidad de lágrimas que alivien.
Y de pronto, el hermoso equilibrio que gozabas, termina por sacudirte.
Tus sentidos se alteran.
Dejas de dormir, y las noches se vuelven tan largas, y también tan cortas.
Tu cama, se vuelve el lugar más incómodo.
Tampoco te alimentas, ése apetito que te caracterizaba, solo desaparece.
El sudor en tus manos, ésa ansiedad que no te deja, que te abraza. Termina por ser tu fiel compañera, tu acompañante.
¿Qué hacer?
¿Comportarte como ellos? ¿Imitar su comportamiento? La vulgaridad es una opción.
¿Ignorar? Cuando eres el primero que piensa en ellos.
¿Estudiar? Sabiendo que jamás te gustó asistir a clases…mucho menos hacer la tarea.
¿Aprender a tocar un instrumento? Cuando lo único que sabes que tocas con cierto ritmo es la puerta para que te dejen entrar.
¿Hacer ejercicio? Todo ése que no has hecho en años, quisieras hacerlo en una noche.
¿Gastar el dinero sin pensar? Aun cuando encabezas la lista del buró y el de la tienda ya dejó de creer en ti.
¿Beber? ¿Fumar? Sigo bebiendo como vikingo y fumando como en velorio y no he solucionado nada.
Piensas hacer cualquier cosa, con tal de ya no sentir más ése sufrimiento. ¿Te digo algo querida? Nada de eso funciona…
Y cuando pasa toda ésa emoción por rescatarte, terminas exactamente en el mismo lugar donde iniciaste. Entonces, te das cuenta que la cosa no funciona así.
Abrazas tu soledad, eso ya es bueno, y comienzas a respirar un poco mejor.
Poco a poco te va abandonando la ansiedad. ¡Justo cuando comenzabas a disfrutarla!
Y entonces, sin quererlo, miras tu realidad. No es justamente la que quieres, la que tenías, o la que pensabas que sería. Es muy diferente, ésta realidad es tan solo eso… la cruda y más sincera realidad puesta en tu vida.
Pero te diré algo, también te das cuenta que puedes modificarla. Dejar de sufrir, de sentir ése profundo resentimiento, de olvidar la tan mencionada decepción.
La pregunta es ¿cómo?
Vas con mamá, la misma mujer que no le inspiras otra cosa más que un cúmulo de regaños, que ella pensaría que son bendiciones. Y entonces, te regaña con mucha intensidad.
Pero te da un consejo, “lee la biblia. Acércate a Dios”.
Ella no sabe por supuesto que has sentido que es Dios quien te abandonó. Y por el momento estás retirado de su presencia.
Entonces, nos volvemos víctimas de nuestra necedad. Y nos convertimos en una especie de hormiga que piensa que puede trasladar el Sahara de un lugar a otro ella sola…así como te digo.
Recuerdas que tienes amigos, algunos. Ellos mismos te lo dijeron algún día “siempre cuenta conmigo”. Bueno, les tomas la palabra…
Pero…a quién de todos.
Bien, en mi caso, cada uno me quitó un poco de todo eso que sentía.
Y te ayudan a mirar las cosas de otra manera, ahora, ves el vaso medio lleno.
“Fue mejor que pasó, imagina si hubiera pasado teniendo mayor peso la relación”
“Eric, entiendo todo ése sufrimiento, pero te diré algo: Por más dolor que sientas, no puedes dejarte caer tan gacho”
“Con todo eso que sientes, a  nadie dañas más que a ti”
“Has sufrido cosas más fuertes y has salido adelante”
“Aguante cabrón, así es el amor. Si no, no te enamores y ya!”
“No pienses en todo lo que diste, todo se da por amor a la persona, y por amor a uno mismo”
“Escribe, lo haces muy bien”
“No pasa nada guajiro. Te contaré mi historia…”
“Debes aceptar que el ser humano es imperfecto por naturaleza”
“Eric, si te sustituyeron tan pronto, es porque nunca le importaste.
Debes vivir un duelo, y darle su debida importancia a eso que sientes. Con el tiempo, todo sanará, en lo más complejo de la palabra.
Sanar sin cicatrices, poder recordar tu experiencia sin dolor, y lo más importante, haber perdonado. Ánimo”
Tu dolor es bien aceptado, compartido y comprendido, por cada uno a los que te acercas.
Hay quien te abraza, y no puedes evitar llorar.
Y vas escuchando cada palabra de cada  una de las personas que te quieren. Tu corazón va latiendo con un poco más de alegría.
Un día, es ésas noches de insomnio, entré a la recamara de mis hijos. Los miré dormir tan plácidamente, con ésa paz que Dios da, que quise estar así…
Así que, me acosté al lado de uno de ellos, y de pronto, el sueño llegó de nuevo.
Habiendo conocido el remedio, noche con noche, me dormía con ése hijo mío. Y fue cuando el otro, se acomodó con nosotros. Hoy dormimos los tres plácidamente, compartimos una cama individual.
Mi cama y mi recámara, solo sirven para arreglarnos cada mañana.
La cama de Diego, del mismo tamaño de la de Eric, está en espera del que es su dueño…
Descubrí, que había olvidado que por todo ése dolor, tenía hijos. Y es que, uno termina por convertirse en una especie de zombie.
El amor de mis hijos, limpió éste corazón.
El amor de mi madre, esforzándose por comprenderme.
El amor de mis amigos que han cargado con cada una de mis amarguras.
El amor a mi trabajo, que estuve a punto de aventar. Y que tanto me ayudó a mantenerme ocupado y concentrado en alguna otra cosa que no fuera precisamente mi sufrimiento.
Y por supuesto, y lo más importante… el amor de Dios por mi vida que ha venido ayudandome a lograr una completa ACEPTACIÓN.
De ninguna manera te resignas, pero aceptas lo que estás viviendo.
Y entonces, poco a poco vas entendiendo muchas cosas. Una de ellas, que todo ése sufrimiento se llama desamor y que como todo, tan solo es algo que a uno le tocó vivir.
Aceptas los errores cometidos.
Aceptas que la vida es justa.
Aceptas tu naturaleza perfectamente imperfecta, y terminas por mirarte como el ser humano que eres…no el que crees que eres, o el que quisieras ser.
Pones tu amor y tu desamor en la misma balanza. Logras equilibrarte otra vez.
Y en cuanto a ellos… Dios dirá.
Porque para ti, Dios pone muchas cosas para que seas feliz, tan solo es cosa de saber qué se quiere.
Sabrás que a pesar de que tu mundo se detiene, se colapsa. La vida sigue fluyendo…
El sol sigue brillando.
La tierra sigue girando.
Las tabernas se siguen llenando.
La gasolina sigue subiendo.
El mundial se va dando.
Los días siguen pasando.
Las estrellas siguen saliendo.
Pareciera que tu sufrimiento no tiene importancia. Dios te demuestra con todo esto que no debes permitirte seguir sufriendo.
Y terminarás por entender que, las personas que entran en tu vida seguramente la mejorarán. Pero aquellas que salen, la mejorarán aún más.
Así pues querida Aurora, quisiera hacer más para aliviar tu corazón. Pero, lamentablemente o afortunadamente, es un camino que debes recorrer sola. Por tu bien, terminarás por ser una gran mujer. Más de lo que ya eres.
Mientras, acá, donde siempre, estaré esperándote para mirarte feliz. Para ayudarte, para cuidarte, y para quererte como todos éstos años lo hemos hecho… como los  grandes amigos incondicionales que somos.
Yo mientras, permanezco avanzando en éste mi camino.
Mi corazón en el tuyo Aurora querida.
Tu amigo de toda la vida.

Eric.

¿Una canción?
Sí claro, para no perder la costumbre y para levantar tu ánimo.
Disfrútala.



1 comentario:

Eloyna R. A. dijo...

Solo hay que saber llegar al punto de ver la realidad dejando atras ese sufrir que debe de dejar de tener sentido, si hay que ver aquella realidad que es tan hermosa, que no es la que querias... puede ser que no, pero quiza sea mucho mejor de lo que esperabas!!... Escribes muy bonito Eric gracias!!!... animos para tu amiga Aurora!!!... la vida aun nos espera para seguir...!!!